Cerave Cerave_Blog

Icon >

La limpieza de la piel, la tonificación y la hidratación en su cuidado

HIDRATACION

Una rutina de cuidado del rostro no requiere ser tan extensa. Con tan solo 3 pasos, podés mantener su salud: limpieza de piel, la tonificación y la hidratación. Te contamos para qué sirve cada uno y cómo cuidar la piel del rostro de manera eficiente.

Primer paso: limpieza de la piel

Es un proceso indispensable para el cuidado del cutis, ya que se encarga de eliminar la suciedad, el maquillaje, el sebo y cualquier otro residuo que ahí se aloje. De tal manera, mantiene los poros libres y en consecuencia, se previenen la aparición de las imperfecciones. El Gel Limpiador Espumoso de CeraVe cumple con esta función gracias a su acción espumosa. Además, no obstruye los poros y contiene niacinamida que ayuda a calmar la piel.

La limpieza debe llevarse a cabo de 1 a 2 veces al día y al hacerlo, hay que tratar el rostro con gentileza. El producto no debe frotarse con fuerza, basta con realizar movimientos circulares para higienizar a profundidad y sin lastimar el cutis. Al enjuagar, se debe usar agua tibia o ligeramente fría.

Segundo paso: tonificación de la piel

A menudo, este paso se ignora. No obstante, es realmente útil para cuidar la piel. El tónico es útil para revitalizar y refrescar, pero lo más importante es que ayuda a equilibrar el pH del cutis, preparándolo para el resto de la rutina. En otras palabras, favorece la acción de las fórmulas que se emplean.

Después de la limpieza de la piel, aplicá un poco de tónico con tus dedos y ejerciendo pequeños toquecitos para favorecer su absorción

Tercer paso: hidratación

No importa qué tipo de piel tengás, jamás debés olvidar el hidratante. Éste se encarga de captar agua y permitir que el rostro la absorba para mantenerse en las condiciones adecuadas.

La Crema Hidratante de CeraVe es tu aliada para este paso, ya que ofrece una hidratación prolongada y resguarda la barrera protectora de la piel.

Si lo deseas, podés integrar más pasos, pero si prefieres una rutina de belleza simplificada pero eficaz, no olvidés la limpieza de la piel, el tónico y la hidratación.